Acude a los centros antiviolencia de la Lombardia o llama al 1522

rl-donne_es_site

Los centros antiviolencia

Confía en los centros antiviolencia de la Lombardía donde encontrarás una red de mujeres profesionales que te acogerán, te aconsejarán y, te darán su amparo y protección.

Reconocer la violencia

Existen diversas formas de violencia, que a menudo permanecen ocultas.
El primer paso es saber reconocerlas.

Para saber más

La violencia contra las mujeres: cómo se manifiesta

Los malos tratos contra las mujeres tienen lugar, casi siempre, dentro de nuestros hogares, y los agresores más probables son la pareja, una ex pareja u otros hombres conocidos.

La violencia se presenta en varias formas que no siempre son fáciles de identificar: los malos tratos no son solamente físicos o sexuales, sino también psicológicos y económicos.
La violencia se desarrolla de forma gradual, casi siempre creciente y cíclica.

Los episodios violentos aumentan de intensidad en la vida diaria hasta que estalla la tensión, tras lo cual sigue un periodo de calma hasta el episodio siguiente: amenazas, agresiones verbales, humillaciones, palizas, homicidio.

Después del episodio de violencia, el agresor casi siempre se calma y quiere «hacer las paces» jurando que no va a suceder nunca más, pero no va a ser así.

La esperanza de que nuestra pareja cambie, de que todo «vuelva a ser como antes» es, a menudo, la razón principal que mantiene durante años a las mujeres víctimas de malos tratos al lado de la pareja violenta.

La mujer que sufre malos tratos a menudo le cuesta reconocer que aquello que está viviendo es violencia. Tenderá a minimizar, a sentirse culpable y a ocultar lo que le está sucediendo porque vive en un estado de ansiedad y  de profunda angustia psicológica.

La violencia contra las mujeres representa una de las principales causas de muerte entre las mujeres de todo el mundo sin importar la edad, el nivel de educación o la clase social.
En Italia cada tres días una mujer es asesinada por su propia pareja o ex.

En Lombardía, en el año 2015, 3.950 mujeres acudieron a un centro o a un servicio antiviolencia. El 63,2% es de nacionalidad italiana, el 6,3% pertenece a la UE y el restante 30,5% proviene de países extra-UE. Tienen un promedio de edad de 40,5 años, aproximadamente el 60% son mujeres casadas o que conviven, y el 48, 7% tienen por lo menos un hijo o hija menores de edad. En su mayoría se trata de mujeres instruidas, con una escolarización medio-alta, y más del 50% tienen un trabajo.

En el 59% de los casos el agresor es un cónyuge, un conviviente o un novio, en el 20,8% un ex-marido, ex-conviviente, ex-novio. Supieron que existía este centro sobre todo a través internet (17,1%) o por la red de familiares o conocidos (15%).

En dos tercios de los casos fueron las mismas mujeres las que efectuaron el primer contacto. El primer contacto de la mujer sirve principalmente para obtener información general (50,6%), la solicitud de información legal (43,8%), la simple escucha (43,7%), y, en medida inferior, la escucha psicológica (23,7%).

El 62% de las mujeres seguidas en el año 2015 están en contacto con al menos un ente de la Red territorial antiviolencia: policía (25,8%), asistente social municipal (19,1%), servicio de urgencias (14,2%), consultorio (6,9%) y seguridad pública (6,4%).

En el 59% de los casos, el autor de los malos tratos es la pareja (cónyuge, conviviente o novio).

Las formas de violencia que sufren las  mujeres son múltiples: violencia psicológica (73,3% de las mujeres en el 2015), violencia física (66%), violencia económica (26,2%).